¿Vidas o votos?… ¿demagogia o humanización?

 ¿Vidas o votos?… ¿demagogia o humanización?

 

En las últimas semanas la realidad que nos rodea se ha tornado apocalíptica. Pareciera que somos protagonistas de una película de ficción en donde el miedo es lo que impera en las calles, colonias y comunidades, complicando el relacionarnos con las personas con quienes convivimos.

Las personas comenzamos poco a poco a añorar esos momentos que nos llenaban de alegría al convivir en fiestas, reuniones, lugares para el esparcimiento y hasta los encuentros para hacer política. Hoy pareciera que eso va quedando solo en buenos recuerdos.

En el caso de la política, quienes aspiran a una candidatura ha sido necesario reinventarse para poder llegar al electorado y llevar su mensaje, esto porque la gente tiene miedo a reunirse, y ¿cómo no? Si en cada lugar de Morelia hay por lo menos un enfermo o enferma de COVID19. Por eso hoy más que nunca nos obliga a ser más empáticos y humanos al momento de hacer proselitismo, pues las familias viven preocupaciones y dolor porque desean y rezan porque la gente que aman esté sana.

Necesitamos escuchar, solidarizarnos y actuar en consecuencia, de lo contrario se corre el riesgo de caer en una política de deshumanización y miserable que lejos de ayudar, hunda al país en depresión social, mayor crisis económica y violencia como nunca antes.

Ayer Tere, una comerciante irregular sin ingresos fijos, daba gracias a Dios por haber librado la enfermedad, pero reconocía que sin el apoyo económico de sus hijos, quienes tampoco se jactan de una estabilidad económica, no habría podido comprar el oxígeno, “si no hubiera sido por ellos, yo estaría muerta. Gracias a mis hijos y Dios estoy aquí, aunque con secuelas y deudas por la enfermedad. Cuídense mucho, no le deseo a nadie pasar por lo que pasé”, pedía Tere mientras acomodaba su cubrebocas y dejaba ver su nueva preocupación, las deudas que contrajo por la enfermedad y la dificultad para pagarlas.

Esperemos que la llegada de la vacuna no se convierta en una instrumento proselitista que juegue con la esperanza de salud para las familias, toda vez que la poca información confiable sobre la estrategia para llegar a las familias no es clara, dando paso a innumerables versiones de su aplicación que, no ayudan en nada a las familias que hoy están viviendo penurias por no tener servicios en los hospitales, no conseguir tanques de oxígeno, carecer de dinero para adquirir el medicamento y tratamiento que haga frente a la enfermedad.

En fin, insisto, es tiempo de dejar la demagogia atrás y comenzar a escuchar, solidarizarnos y dar soluciones reales a las familias que exigen de los representantes populares cero burlas, promesas falsas ni chantajes.

Avatar photo

Redaccion Indicio Michoacán

Redacción

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.